Chistes para Niños

Me gustan muchísimo los Mapaches, tío.

¿Tanto?

Sí, Mapachionan.

Oye, hijo, ¿Y cómo te fue en los exámenes a todo esto?

Mira, Papá, lo importante es que tenemos salud.

Pero Jaimito, ¿te caíste de la bici?

No, yo me bajo como me da la gana.

¿Y tú a qué te dedicas?

A respirar. No me da mucho pero por lo menos sigo vivo.

Cariño, ya vale, estás obsesionao con el fútbol y... me haces falta.

¡Pero que dices si yo no te he tocao!

¿Cómo ha encontrado la Lubina, el Sr.?

Pues de milagro, aquí debajo de 1 guisante.

Perdone, ¿tiene libros contra la fatiga?

Sí, pero están todos agotados.

Jaimito, ¿Por qué pegas a ese niño?

¡Es que lambió mi comida profe!

Lambió no, Jaimito, lamió.

¿Cómo que la mió? Ahora sí que lo mato.

Santa, ¿y tú dónde apareces en la biblia?

Yo en ningún lado niña, trabajo para Coca-cola.

¿A qué te dedicas?

Soy rockero.

Wow, ¿Haces giras y tocas en una banda?

No, junto rocas y las vendo.

Páginas

Páginas